Paloma Otero, una actriz gallega que encontró el triunfo en Venezuela

noticia

 

Nació en A Coruña, se llama Paloma Otero y su caso es el de una joven que se dedicaba a la venta de hamburguesas hasta que un día decidió cruzar el charco para concentrarse en ser actriz. Llegó a Venezuela y allí se convirtió en María Teresa de Acosta y Blanco, a la que llaman ‘La Precursora’.

María Teresa es una joven y bella mujer que asume el reto de luchar por la paz y la liberación del yugo imperial español, una aventura ideada sobre hechos históricos que sacudieron a Venezuela en aquella época, dice quien ha tejido la narración, Eduardo Gadea, y la persona que dirige la producción audiovisual, Javier Mujica.

Paloma Otero es una promesa del audiovisual gallego. Graduada en Comunicación Audiovisual, y formada en Arte Dramático, sueña con la interpretación desde que era una tierna infante y lo único que en este momento lamenta es haber tenido que “cruzar el charco” para tener una buena oportunidad profesional.

Es una emprendedora, “de los pies a la cabeza”, así se siente y lo cuenta en una entrevista con EFE. Recuerda los tiempos en los que vendía hamburguesas en días laborables y servía copas los fines de semana.

Entre estos quehaceres, grabó un casting online, “que es lo que se estila ahora”, y la eligieron “entre centenares”. No tuvo dudas.

Empaquetó parte de sus pertenencias, “con más inseguridades que confianza”, y voló.

Sus temores se disiparon cuando empezó a grabar. Después de diez meses rodando un papel protagonista en esta serie de época, está de vuelta en Galicia para descansar.

Ha aprovechado un “parón” en el trabajo para volver a su tierra.

Tiene 26 años y confiesa que en Venezuela nota la inseguridad: “Es todo muy convulso, muy peligroso”.

No obstante, seguirá allí y, el próximo año se desplazará a Colombia para un “nuevo proyecto”.

En España, conseguir un papel importante suele ser difícil. “La primera pregunta que te hacen es, ¿tú quién eres?, ¿de dónde vienes? Aquí lo que vale es ser conocido, no lo que vales tú”, expone decepcionada.

En cambio, según sus propias vivencias, “en América importa más hacia dónde vas que de dónde vienes”, fieles a su preocupación de “buscar talentos y caras nuevas”.

“Estar en España es darse contra un muro”, expone, y no duda a la hora de recomendar a quienes se encuentren como ella que prueben suerte en el continente en el que Paloma reside.

Jamás pensó en tirar la toalla: “Yo me lanzo al vacío y las oportunidades hay que buscarlas, no vienen solas”.

¿Pero tiene miedo? “A veces”. Pero “a pesar de las inseguridades con las que he convivido en Venezuela, me produce un temor mayor quedarme aquí sin trabajo. Pensar en eso me deprime. Por eso lucho”.

Aún así, esta “aventurera loca”, como habla de ella misma, siente morriña. “A veces es terrible, echo de menos Galicia y me pego unas lloreras buenas”.

Por eso sabe que volverá a intentar ser actriz en su tierra pero “mientras tanto, he elegido ser una ciudadana del mundo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *